¿Cuáles son las palabras con las que tiene que vincularse una marca? El año pasado, la palabra fue “disrupción”, pero 2017 ha estado marcada por la experiencia asociada a la marca. Una experiencia que es más eficaz si tiene en cuenta otros valores, como la emoción, la simplicidad y la atención. Ganar la atención, en un mundo tan disperso y lleno de ruido como este, es el gran objetivo de las marcas. Un camino mucho más complicado de lo que parece, pero fundamental, es la simplicidad en el mensaje. La emoción crea un vínculo duradero. Y está asociada a un cambio en la forma de comunicarse: ya no se trata de hacer campañas, sino de mantener una conversación. La conversación es más participativa, más horizontal, y está ligada a la que David Shing adelanta ya que será la palabra de 2018: el compromiso.

Fuente: https://youtu.be/g9Mlo59n-cw